Infinito.


Intento describir esta transición del alma…

Transición bien, porque explicación no existe.

Es preciso tildar de real a esa explosión de emociones que invaden mi cuerpo cuando su infinito ser sonríe a mi alma. Más obvio y real no existe.

Infinito ha de ser su nombre de aquí hasta siempre.

Cómo me deslumbran estas embriagantes casualidades, estas curiosas circunstancias y estos inexplicables sucesos, tanto, que burlan lo natural y evitan desvanecerse en sueños, porque hasta los sueños se confabulan.

Siento contraerse mi vientre, la ansiedad ha sido una buena aliada últimamente, espero no perder la cordura más de lo que lo estoy haciendo, aunque ya qué más da. Lo veo, y quiero tenerlo dentro, más adentro, dentro del alma follando mi espíritu, manoseándome la razón.

Es más que un nombre, su nombre puede ser de cualquiera, pero no cualquiera es él.

Incorpórea, sutil y fatal sensación. Respiro, suspiro y de repente me sobra el aire.

Le evoco en suspiros y gemidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s